Gente Grande (Edición 97)

mobiliariocomercial.com

Un supermercado adaptado a los mayores: iniciativa que vale la pena imitar.

Edición: ENCONTEXTO Fuentes: abc.es, artículo escrito por Raquel Villaécija, para El Mundo periodico.laciudadaccesible.

Hacer la compra desde una silla de ruedas…de la cesta a la caja, sin partirse la espalda… Hoy, las personas con movilidad reducida pueden hacer una compra normalizada, gracias a la iniciativa y sensibilidad de personas visionarias, comprometidas con el bienestar de dos sectores vulnerables de toda sociedad: las personas con discapacidad física y los adultos mayores.

Para personas como Francisco, un acto aparentemente tan sencillo y cotidiano, como comprar una botella de vino o de ron en el súper, supone un esfuerzo casi titánico. Ya lo es comprar fruta o yogures, pasear sin chocarse por los pasillos de las tiendas (a menudo, muy estrechos) o, incluso, empujar el carrito de la compra. Sin embargo, la adquisición de bebidas alcohólicas es una de las etapas más complicadas del periplo, porque suelen estar situadas en los estantes más altos y menos visibles de las perchas, nada accesibles para aquellos que caminan sobre ruedas y no se pueden levantar de su silla. A la dificultad de acceso se suma el riesgo de golpes u otro tipo de accidentes, como consecuencia de caídas o envases que se puedan romper.

“Cuando no tienes movilidad, hay cosas simples que nunca imaginas que tendrían dificultad, como alcanzar un paquete de galletas de un estante o sacar las cosas de la cesta en la caja y colocarlas en la cinta”, explica Francisco, que perdió la movilidad en las piernas, como consecuencia de un accidente.

En la mayoría de supermercados hay barreras invisibles que, sin embargo, muchas personas sí ven y padecen: pasillos muy estrechos, escaleras, estantes demasiado altos, carteles ilegibles, que sólo se pueden descifrar al tacto. Sacar los artículos de la cesta a la hora de pagar resulta imposible para las personas que no pueden andar o, incluso, para las de avanzada edad, que no pueden agacharse o levantar peso.

Este hombre de 43 años, no puede caminar, pero hace mucho deporte.  Aunque podría comprar online, suele desplazarse con su coche hasta el Covirán, primer supermercado -en España- que ha obtenido la certificación de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) en Accesibilidad Universal. Está ubicado en el centro de Granada y en él, Francisco puede seleccionar él mismo los productos frescos. En esto, España le lleva la delantera a muchos países.

Este centro está adaptado para que las personas invidentes o con problemas de movilidad puedan hacer una compra normalizada, integrando a todas estas personas en un proceso tan cotidiano como lo es comprar.

Covirán, cooperativa nacional de distribución de productos de gran consumo, se caracteriza por su ubicación de proximidad, trato personalizado y servicios que se adaptan a las necesidades de las personas de edad avanzada, para que puedan realizar la compra de forma satisfactoria.

Francisco baja la rampa de acceso al recinto, luego de haber aparcado su auto en las plazas del parking reservada a personas con problemas de movilidad. Las puertas automáticas se abren a su paso. No tiene que arrastrar con sus manos el carrito, puesto que éste está adaptado y se ancla directamente a su silla. Él sólo tiene que girar la rueda… y sacar su lista de la compra.

Su mayor dificultad está en llegar a las cosas, alcanzar los productos que están en las perchas más altas. También es complicado moverse por la poca anchura de los pasillos, situación que se complica cuando coincide con otros clientes que llevan sus carritos de compra.  Apenas se puede pasar.

Covirón pensó en todo esto, para dar la mejor respuesta a este colectivo.  Las personas que visitan este supermercado pueden beneficiarse de una atención a medida, con servicios y elementos que harán su compra más sencilla.

Así, el tiempo de apertura y cierre de las puertas se ajusta al que necesita una persona de edad avanzada; existen una caja con un elevador de cestas, que evita al comprador tener que agacharse y un bucle magnético para mejorar la señal auditiva de usuarios con audífono e implante coclear, además de ofrecer espacios para que los adultos mayores puedan descansar y, sentarse, si lo necesitan durante el recorrido de la compra.

Este supermercado cuenta, además, con el servicio de asistencia en compra, para todas aquellas personas con necesidades especiales que requieran contar con una ayuda durante la compra, e una prueba más de nuestra vocación de ofrecer un servicio excelente a todos sus clientes.

  

Una orientación plena hacia el cliente, sumado a sus servicios y, sobre todo, un personal cualificado, que ofrece una atención personal y cercana, hacen que la experiencia de compra en Covirán sea de calidad para las personas mayores y con movilidad reducida, que acuden a realizar sus compras.

Con 3.245 establecimientos, su ubicación estratégica dentro de los municipios, hace que las personas mayores no dependan del transporte para acudir a realizar la compra y puedan desplazarse cómodamente, de forma autónoma.

Este supermercado presenta un surtido con productos que forman parte de la dieta mediterránea, y una apuesta continua por los productos frescos, muy recomendados para las personas mayores. También ofrece a sus socios la opción de apoyar a los seniors con diferentes iniciativas, entre ellas, interesantes descuentos al realizar una compra mínima.

Los pasillos de este supermercado de Granada, accesible para todos, son más amplios que los de la mayoría de supermercados; las perchas están mucho más bajas y no superan el metro y medio de altura.

Los carritos de la compra están adaptados. También los carteles y letreros en Braille, y etiquetas electrónicas con contraste cromático. Los clientes y las ventas se han incrementado mucho, en justo reconocimiento a los servicios y productos ofrecidos.

¡Hoy por ti, mañana por mí! Iniciativas como ésta son dignas de imitar, adaptadas a las necesidades concretas de cada país.  Sí, implica una inversión en las adecuaciones, pero el valor del servicio prestado y el beneficio para los usuarios… ¡lo justifica con creces!

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *