Portada (Edición 95)

Trasmisión de valores a través del Deporte: campaña de Fedeguayas, como aporte a la ciudadanía.

Edición ENCONTEXTO – Mario Blum, Departamento de Comunicación FedeGuayas.

Fedeguayas busca reforzar la imagen de que los buenos valores y el deporte son los mejores catalizadores para no caer en vicios, y cómo su práctica nos lleva a ser mejores ciudadanos.

Una de las grandes preocupaciones que tenemos todos hoy y, de manera especial, quienes somos padres de familia o trabajamos con niños y jóvenes, es el grave peligro que corren ellos cada día, con todas las presiones y vicios que los rodean y a los que están expuestos, no siempre dotados de los principios y valores, fuerza, entereza, madurez o contundencia o respaldo del núcleo familiar, para enfrentarlos y vencerlos.

El incremento en el consumo de drogas es terrible. La facilidad de acceso a ellas, a las puertas mismas de los colegios, es el pan de cada día. Y ya no es un problema de vivir o no, en barrios complejos y violentos. Tampoco es un tema de ser personas de escasos recursos o poca formación académica. Son desafíos que pululan hasta en las redes sociales que, muchas veces los conducen a la muerte; además, los encuentran en el barrio, la cuadra, el colegio y, prácticamente, en cualquier lado.

Ese despertar, cada día más temprano, a las relaciones sexuales, para las cuales no están preparados ni física, ni biológica ni emocionalmente aún. Las consecuencias que acarrea esta práctica, como los embarazos precoces, con niños teniendo y cuidando niños, o las enfermedades de transmisión sexual, la promiscuidad, la deserción escolar y tantas cosas más.

La búsqueda más fácil de dinero para, supuestamente, pagar necesidades y vicios, que los lleva a la delincuencia, las pandillas y el microtráfico o la prostitución infantil, masculina o femenina, a vista y paciencia de los padres y, en muchos casos, hasta propiciada por ellos mismos

Con una comunidad que mira, impávida, lo que ocurre; o que critica y se preocupa, pero no actúa. Todos estos son males que acechan diariamente a nuestra niñez y juventud.

FedeGuayas trabaja por y para el deporte; y, en la administración de La Nueva Era, que arrancó en septiembre del 2011, la propuesta y objetivo principal, fue formar integralmente a los niños y jóvenes a su cargo, lo que implicaba tener a los mejores deportistas del país, con formación académica para su vida adulta e impartiendo principios y valores, inculcándolos a través del deporte. Con esto en mente y ante la preocupación continua de los riesgos arriba mencionados y las amenazas a las que se enfrentan, sus directivos sabían que había que reforzar el trabajo en valores.

Los resultados han sido muy halagüeños; y esos chicos que pudieron superar los escollos a los que se enfrentaron, gracias al deporte, actualmente son campeone, y ejemplo para otros chicos como ellos, así como un orgullo para la institución.

Los valores están presentes desde los inicios de la existencia del ser humano, teniendo variantes con el paso del tiempo. Para la sociedad y para quienes la conformamos, son importantes. Los valores adquiridos son el resultado de la enseñanza de nuestros padres y/o abuelos, y han sido traspasados de generación en generación, conservándose hasta nuestros días; reforzados en el colegio…o, bueno, así era y debió continuar siendo, pero…

Actualmente, los valores y creencias se van perdiendo con una constancia inexorable y van dando paso a los antivalores; vivimos inmersos en ellos y nuestra vida se ve determinada por una ideología propia del tiempo en el que se desarrolla y del contexto en el que nos encontramos, más una lucha permanente, por preservar aquellos que nos fueron inculcados en nuestro hogar y niñez, siendo vistos -en ocasiones-, como anacrónicos, ingenuos, optimistas y hasta tontos.

La sociedad occidental actual se caracteriza por el consumismo, el materialismo, el narcisismo. Debido a múltiples cambios a nivel global, se ha generado un rompimiento en torno al traspaso de los valores, lo que desemboca en una pérdida considerable de conciencia -principalmente- en los niños y adolescentes, en lo referente a la toma de decisiones acertadas.

Por ello, desde finales del 2017, la Federación Deportiva del Guayas, FedeGuayas, viene promoviendo la campaña comunicacional, denominada “Guayas vs. Los antivalores” que, básicamente, resalta los beneficios y bondades que el niño y el joven del nivel formativo recibe, a través de la práctica de actividad física y el deporte; y cómo esto, se transforma en importantes armas para enfrentar y desviar diferentes tentaciones, como el consumo de drogas, la mentira, la práctica de juego sucio, el irrespeto a la ley, las formas, las personas, etc., por citar unos cuantos.

Esta campaña está dirigida al 27% de la población nacional, conformada por ciudadanos de 0 a 14 años, los cuales deben identificar claramente los riesgos que existen en el entorno sociocultural, teniendo al deporte como una opción efectiva, para evitar malos caminos.

Dentro de los objetivos, FedeGuayas pretende incentivar a niños y a adolescentes a que practiquen deporte. Posicionar el concepto de valores en este grupo, también es uno de los resultados esperados. El involucramiento de la comunidad y de los medios de comunicación, es vital y será considerado como un verdadero logro para quien impulsa la campaña, como lo es la matriz del deporte provincial, pues hasta el momento ha sido una práctica de la institución, por propia iniciativa.

Sin embargo, esta campaña pretende también motivar a las autoridades gubernamentales, para que se pueda convertir en una propuesta de política pública, dentro de la nueva estructura del ente rector del deporte ecuatoriano, para ser trabajado interinstitucionalmente, entre Ministerios afines, como de Salud, de Inclusión Económica y Social, de Educación, del Interior, Policía Nacional, Secretaría Técnica de Drogas, etc.

Con motivo del desarrollo de los VIII Juegos Deportivos Nacionales Juveniles, FedeGuayas, con el respaldo de la Secretaría del Deporte, escenificó una simpática obra teatral, como forma de presentación oficial de la campaña, de manera divertida y clara para los chicos asistentes. Este evento se llevó a cabo en el coliseo Voltaire Paladines Polo y contó con la presencia de cientos de niños y jóvenes que pertenecen al nivel formativo de la ciudad de Guayaquil.

Vivimos en una sociedad convulsionada, descompuesta, violenta, en donde prima a veces el interés individual sobre el bien común. El mensaje del acto teatral fue claro: los valores adquiridos a través de la práctica del deporte, siempre vencerán a cualquier agente negativo que se presente a través de los diferentes vicios que existen.

Fedeguayas continúa implementando esta campaña de manera permanente en sus diferentes escenarios, instruyendo a todos los actores del sistema deportivo, iniciando con los padres de familia, pasando por los dirigentes y entrenadores y terminando con la razón de ser de la institución… sus deportistas.

El deporte, por su propia naturaleza, nos ayuda a transmitir comportamientos positivos y acciones, como el respeto, la puntualidad, disciplina, perseverancia, trabajo en equipo, aprender a perder y a ganar, entre otros. Los comportamientos positivos que se adquieren a través del deporte, se constatan en diversos aspectos, como la relación que se adquiere con los compañeros y rivales, dado que esta actividad deja de ser una simple competencia y se convierte en un juego de equipo.

La campaña de Fedeguayas ha trascendido al ámbito familiar y al entorno de la escuela, integrando a las familias, rompiendo barreras culturales y sociales.

Aristóteles dejó sentado que los hábitos positivos que se adquieren en la juventud, son los que marcan la real diferencia en la vida de los seres humanos. El deporte entrega réditos, luego del sacrificio y trabajo, empleado para la obtención de resultados deportivos, traducidos en medallas o puntos; pero, sin darse cuenta, los niños y jóvenes que lo practican con este sistema, van formándose también para la edad adulta y las responsabilidades de la vida profesional, familiar…y sin haberse dado cuenta siquiera.

La aceptación de reglas, respeto, acatamiento de la autoridad y el sentimiento de ser integrante de un equipo, también forman parte de una serie de atributos que benefician a quien practica deporte.

Un proyecto de formación en valores a través del deporte, como el que implementa la Federación Deportiva del Guayas, supone un involucramiento que comprende dedicación de tiempo y esfuerzo considerable. Los deportistas profesionales, en muchas ocasiones, no son un modelo para los jóvenes; sino, todo lo contrario, y eso es perjudicial, pues se convierten en figuras y comportamientos a imitar, ya que consideran que eso los hace populares. Uno de los casos más visibles de esto es Maradona.

El deporte es un medio educativo extraordinario para la formación de muchos niños. El problema radica en no darse cuenta de que el deporte y la competencia tiene una finalidad, que es ganar. A veces, con el afán de alcanzar este objetivo, se pierde la perspectiva y se incurre en acciones negativas, ilegales, incorrectas, en quienes no están preparados para resistir la presión de amigos, familia, prensa, espectadores, sponsors, etc., y… hasta de ellos mismos.

La actividad deportiva no es sólo una práctica puramente corporal, ya que estimula distintas capacidades y dimensiones; fortalece y dinamiza sus múltiples inteligencias, incluyendo la emocional y social, las cuales ayudan a cultivar las relaciones humanas.

Practicar deporte de un modo continuado, enseña a dominar y a canalizar emociones negativas; y a comunicar, adecuadamente, emociones positivas. Los valores son tratados como principios fundamentales para la convivencia y la calidad de vida.

Cuando se hace referencia a los valores a través del entrenamiento, es necesario mencionar un valor humano de suma importancia, como es la justicia, sin la cual no se puede convivir en una sociedad civilizada.

Por medio de la actividad deportiva que se practica en Fedeguayas, se pretende crear cultura de convivencia y elevar los niveles de reconocimiento social, acrecentando la imagen del ser humano en los aspectos de tolerancia, solidaridad, justicia, amor por la vida.

En la planeación de tareas se debe contemplar, que, junto a lo técnico, el alumno separe un espacio para pensar en la táctica, en los reglamentos, en los conceptos básicos del deporte. Debe realizar confrontaciones de juicio que lo hagan sentir en participación de una actividad total, con posibilidades y transferencias funcionales dentro de su vida.

Con el deporte, es preciso recordar, que se desarrollaron valores que tienen una relación directa con aspectos de socialización, bienestar y normatividad, donde interactúan las dimensiones de un modelo de hombre desde lo motriz, afectivo, social, psicológico y cognitivo, formando así, seres humanos íntegros como una sociedad indisoluble.

Las actitudes y los valores son adquiridos a través de procesos de socialización, y denotan la identificación con las normas sociales y el marco cultural de una comunidad determinada. La cultura, la sociedad y la personalidad son los principales antecedentes de los valores, siendo las actitudes y la conducta los consecuentes más relevantes.

Trabajar sobre valores en una sociedad que, lo queramos o no, se caracteriza por ser eminentemente competitiva y materialista, parece una idea descabellada. Los modelos sociales dominantes acaparan la atención, sobre esquemas que priorizan más el individualismo que el bien común; el poder y el prestigio, más que la solidaridad y la igualdad. La competencia es sana, cuando se basa en valores y reglas claras, juego limpio y respeto, pues implica superación constante, disciplina, trabajo y esfuerzo para lograrlo.

A continuación, se enumera una serie de valores que se pueden desarrollar y tomar como base para el crecimiento de deportistas:

– Trabajo: cuando un entrenador y su equipo se preparan con responsabilidad, cuidando todos los detalles.

– Justicia: entendida como buscar el bien común y la armonía entre todos los integrantes del equipo.

– Autocontrol: en la competición y en la vida hay momentos en los que perdemos los papeles. Cuando mantenemos nuestras emociones bajo control y somos disciplinados con nosotros mismos, vemos la realidad desde otro prisma.

– Entusiasmo: cuando disfrutas verdaderamente como entrenador, lo contagias inmediatamente a todos los que tienes alrededor (jugadores, cuerpo técnico, directiva).

– Liderazgo: todo equipo necesita un referente, alguien que les oriente. Y a quien seguir. En un equipo, el entrenador tiene que ser el líder que guíe al conjunto hacia las metas propuestas.

– Cooperación: escucha, si quieres ser escuchado. Encuentra la mejor manera para que el equipo funcione; no necesariamente deberá ser tu manera.

Afianzar estos valores, fortalecerá el carácter del deportista y será menos vulnerable a los riesgos, como el alcoholismo, el tabaquismo y la drogadicción; a su vez, tendrá mayor criterio para seleccionar su grupo social. Les enseñará a trazarse metas y objetivos, así como trabajar para alcanzarlos.

La Federación Deportiva del Guayas continuará activando a través de diferentes eventos lúdicos, esta campaña que, de a poco, comienza a rendir sus frutos, en busca de una sociedad activa y saludable. Un claro ejemplo, son los actores de su sistema deportivo, quienes ponen en práctica las enseñanzas que les deja el deporte.

En la experiencia de FedeGuayas, existen ejemplos de chicos que estaban involucrados en actividades delincuenciales y que hoy, gracias al deporte, no las practican más. Son referentes de superación y de vencer obstáculos y el mensaje de estos chicos hacia otros de su edad y de su barrio, es claro: “Si yo pude lograrlo, tú también lo podrás”. Hay cosas más divertidas y saludables, como hacer deporte, vivirlo. Uno de los chicos a los cuales nos referimos, es campeón nacional de su deporte y se ha ganado el respeto y cariño de sus compañeros de equipo pero, sobre todo, se ha ganado el respeto por si mismo y sus capacidades.

Otra muchacha estaba involucrada en drogas: era consumidora de la terrible H. El deporte fue la tabla de salvación, que le dio la fuerza y la perseverancia para no “tirar la toalla” y superar su adicción. En su hogar no lo podía lograr, pues también los miembros de su familia tenían problemas propios. Actualmente, es campeona nacional en su disciplina deportiva y motiva a sus compañeros a mantenerse alejados de las drogas, pues ella transitó ese camino, lo vivió y puede dar fe de lo malo y negativo que es, del daño que causa en más de un sentido.

En la institución, continuamente se están impartiendo charlas y capacitación a través de un programa continuo, dirigido al personal administrativo y técnico, padres de familia y deportistas. Se les habla sobre relaciones sexuales tempranas y no asumidas con responsabilidad, explicando los pros, los contras, las consecuencias de tenerlas, pues ya habrá el tiempo correcto, las condiciones y circunstancias adecuadas para vivirlas. También sobre la transmisión de enfermedades al practicarlas, los embarazos, etc.

Conjuntamente con los especialistas en control antidoping de la Secretaría del Deporte, se realizan charlas sobre el consumo de drogas, las sustancias que pueden producir un resultado positivo en pruebas antidoping, sanciones y sus consecuencias, etc. Y también sobre las diferentes drogas que existen hoy en el mercado y sus efectos, para que vean lo que realmente podrían enfrentar en sus vidas al consumirlas.

Personal de la Federación realiza visitas planificadas a centros de internamiento infanto juvenil y de recuperación de casos de drogadicción de niños y jóvenes, llevando charlas y exhibición de disciplinas deportivas, como motivación a su práctica, por parte de los chicos que están en proceso de desintoxicación o cumpliendo sentencia, según sea el caso, mostrándoles que hay una oportunidad de vida sana a través del deporte.

Algunos de estos chicos ya se han incorporado a la práctica deportiva en FedeGuayas, si están en edad de proceso formativo aun; o entran a practicar deporte, con miras a convertirse en asistentes, monitores, o simplemente, prepararse para otras categorías deportivas. En ciertos casos, y en conjunto con otras personas que comparten la preocupación, se los ha ayudado a ingresar a la conscripción, si están en esos rangos de edad y siempre se los impulsa para que continúen su formación académica.

Así mismo, la Fede realiza una parte importante de su programa de captación de talento deportivo temprano en barrios de alta complejidad, en algunos de los cuales también ha establecido escuelas permanentes de disciplinas, como boxeo y lucha, de cuyos procesos ya han salido campeones nacionales y de algunas competencias internacionales, y hasta boxeadores olímpicos.

Finalmente, como motivación al liderazgo y reconocimiento a logros alcanzados, previo a cada edición de Juegos Nacionales, se realiza una pequeña ceremonia de Abanderamiento de la categoría correspondiente, en la que se elige al deportista más destacado y se le entrega una banda y, simbólicamente, la bandera de FedeGuayas, con el claro mensaje de que debe ser ejemplo de comportamiento para todos sus compañeros de equipo. En las competencias en las que participan, no existen quejas sobre nuestras selecciones.

Invitamos a todos quienes crean que es posible combatir a los antivalores a través del deporte, a que se unan a esta campaña, para darle mayor fuerza y cobertura.  Es tarea de todos y nuestro país y nuestros niños y jóvenes lo necesitan.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *