Turismo (Edición 94)

_MG_1364

Turismo, Cultura y Deporte se abrazan en Guayaquil por sus fiestas.

Redacción y Edición ENCONTEXTO 

Fuente: equipo de investigación Encontexto  guayaquilatodavela2018 – eluniverso – expreso Cristina Bazán, Diana Sotomayor, Ronald G. Soria 

 

Guayaquil cumple 483 años de su fundación y lo celebra por todo lo alto, con diferentes actividades culturales, turísticas y deportivas. Compartiremos algunas de ellas con ustedes.

 

Las fragatas que llegaron con el viento

Son las “Velas Latinoamérica, 2018”. Parece una escena de otros tiempos, casi surrealista. De manera simultánea, ocho enormes veleros ingresaron a nuestras aguas, para visitar la ciudad, luego de un recorrido por varios países, con sus velas desplegadas, surcando raudamente los mares.

Era como si la época en la que sólo el viento empujaba a estas grandes embarcaciones, estuviese de regreso. Cuatro puertos diferentes de Guayaquil los acogieron en sus muelles. Y bajaron sus rampas para que los habitantes de nuestra ciudad y todos aquellos que se dan cita en estas fechas, pudieran conocer un poco más de la cultura de cada uno de los países representados por sus embarcaciones, escuchar la descripción de las visitas guiadas por estas escuelas flotantes, verdaderos embajadores en los mares del mundo.

Estos veleros son modernas escuelas flotantes de las armadas de ocho países: Cisne Branco (Brasil), Esmeralda (Chile), Unión (Perú), Libertad (Argentina), Gloria (Colombia), Cuauhtémoc (México) y Simón Bolívar (Venezuela). Ingresaron a nuestras aguas, presididos por el anfitrión, nuestro hermoso y gallardo Buque Escuela Guayas. Van de paso, en viaje a puertos de doce naciones del continente americano. Su próxima parada será Panamá.

Una más grande que la otra, hermosas por dentro y por fuera. La nuestra es de las más lindas y elegantes, orgullo de todos los ecuatorianos. La mayoría, con miles de millas náuticas acumuladas y puertos visitados; cada una de estas fragatas se ubica como orgulloso portaestandarte de la historia náutica del país al que pertenece.

“Ahí radica la importancia de asumir el rol que nos toca, cuando formamos parte de un evento como éste”, comentó Juan José Roncagliolo, el segundo comandante del buque escuela Unión, del Perú, la más joven de todas las embarcaciones que participan en “Velas Latinoamérica, 2108”, evento náutico que arrancó el 25 de marzo pasado en Río de Janeiro, Brasil, y que terminará, a inicios de septiembre, en el famoso puerto de Veracruz, en México.

El Buque Escuela Unión representa un sueño hecho realidad para los marinos peruanos, pues el país vecino recién hace tres años pudo lanzar al mar una escuela flotante de este tipo; y, a pesar de ser el más joven de todos, es considerado el segundo velero más grande del mundo. Acoderó junto al Esmeralda, de Chile, y el Libertad, de Argentina, en el puerto de Guayaquil, en el sur, a cargo de Contecon.

Miguel Tintorer Rizzo, limeño de 22 años de edad, está cumpliendo el sueño de convertirse en el primer marino de su familia. “Es un orgullo formar parte del grupo de jóvenes que nos instruimos en el Unión. Desde pequeño quise ser marinero. Estoy a punto de cumplirlo”, dice el cadete, mientras hace una pausa a sus tareas del día. Aunque parezca raro, los cadetes del Unión seguían ocupándose de sus quehaceres; mientras, afuera, en la explanada de desembarque de la zona de acoderamiento del puerto de Guayaquil, las autoridades locales y los representantes diplomáticos de los tres países a los que pertenecen las embarcaciones, desplegaban una ceremonia colectiva de bienvenida.

¡Nadie para! Permanentemente tienen tareas que cumplir. “Cuando los cadetes no se están instruyendo, porque esto es una escuela flotante, hay que limpiar”, explica Nahir Dumet Gálvez, oficial encargada del protocolo y comunicaciones del buque Unión. “Como esta embarcación tiene una arboladura (conjunto de mástiles y palos), hay mucho que cuidar. Por ejemplo, la cubierta está hecha de madera de teca, que es muy resistente, pero cada día hay que lavarla con agua dulce, porque el agua salada la afecta. No es un crucero de placer, es de mucho trabajo y aprendizaje”.

Esta es la segunda vez que arriba a Guayaquil el Unión. En agosto del 2010, el buque que concretó la aspiración de decenas de generaciones de marinos peruanos, arribó a la urbe y quedó en el registro de su historia como el primer puerto extranjero que visitaban. En esa ocasión arribaron 12 veleros.

Se les mostró la calidad de anfitriones que somos y la forma cómo recibimos a quienes nos visitan: una bienvenida musical, con bandas de instituciones de la ciudad, como la Policía Metropolitana y la Banda Blanca de la Marina. Hubo bailes y homenajes, pregón cívico y desfiles, shows musicales y eventos varios. En el puerto Caraguay, hubo grupos folclóricos en representación de Venezuela, y el saludo protocolario de su cónsul en nuestra ciudad. Algo similar se vivió en el resto de puertos donde fondearon las fragatas visitantes.

Un buque tripulado por 50 mujeres y 3 hombres

Aunque su estructura es imponente y sus recorridos alrededor del mundo guardan un sinfín de historias a mar abierto, en el Buque Escuela Gloria, que tiene 23 velas y tres palos, lo que hoy llama más la atención, incluso en la misma Colombia, su país de origen, es que, de los 53 cadetes en formación, 50 sean mujeres, algo icónico que jamás había pasado antes en toda América. “Nunca, en una sola fase, habían embarcado a tantas chicas”, señaló Camilo Giraldo, capitán del crucero.

El velero, que tiene un total de 134 personas a bordo, incluidos los cadetes, siempre alojaba a no más de 14 féminas. “Esta vez ha sido un viaje completo con ellas porque, entre otras cosas, nuestra Marina está enfocada en equilibrar sus miembros”, manifestó. Ellas deben cumplir iguales tareas, sin privilegios, pues todos están en proceso de formación.

Los visitantes caminaron por sus cubiertas: los niños recorrieron un museo pequeño, repleto de culturas precolombinas y productos de su tierra; y los adultos, guiados por los marineros, aprendieron todo sobre cómo navegar con las velas y su cultura marinera.

La embarcación, similar a las naves de Ecuador, Venezuela y México, a juicio de Giraldo, y construidas en el mismo astillero español, incluyó también un recorrido por la cámara de oficiales; la biblioteca, donde se encuentran las espadas de los oficiales, además de una pequeña gruta; el pasillo bitácora, que relata -gráficamente- las travesías del buque; y el entrepuente general, donde duermen los estudiantes en una especie de hamacas.

La nave insignia de Colombia, que este año cumple cinco décadas de vida, ha ondeado su majestuosa bandera tricolor en 190 puertos de 77 países.

Un velero lleno de creencias y tradiciones

Mantener las costumbres del siglo XIX es uno de los principales objetivos de los tripulantes del buque brasilero Cisne Branco. La mayoría de sus áreas, incluyendo la cubierta, están ambientadas como los veleros que navegaban en esa época: los candelabros, que se mueven al ritmo del mar, la marcación de las horas por medio de campanas, y la herencia de algunas supersticiones, son detalles que se pueden observar durante un recorrido por este barco.

En lo alto del lobby principal, se encuentra la imagen de la Virgen de la Esperanza, una réplica más pequeña de la que estaba en la nave con la que Pedro Álvares Cabral descubrió Brasil, en el año 1500. “Tiene un significado muy grande para nosotros”, explica Hallan Ferreira, uno de los tripulantes.

“En la antigüedad, los marinos tenían que pagar una moneda, como tributo a los dioses, encargados de llevar sus almas al paraíso. Por eso, cuando se construyó este velero, se puso una moneda en la base del palo mayor”, nos cuenta.

La embarcación es una de las más pequeñas y leves de la flota internacional, lo que les permite navegar mucho más rápido que los otros veleros. Una característica especial que diferencia a esta embarcación de las otras siete, es que no es utilizada como buque escuela, sino -más bien- como “embajada flotante”. Los estudiantes sólo suben al Cisne Branco por períodos muy cortos y para practicar maniobras específicas.

“Poder recorrer el buque es una experiencia única, muy linda”, dijo Ximena Marín, que visitó el Cisne Branco y el BAE Guayas, en el malecón. La visita de las embarcaciones de “Velas Latinoamérica 2018” reafirmó la tradición marinera de la Perla del Pacífico, en las fiestas por los 483 años de su fundación.

Carlos Funes, comandante del velero argentino Libertad, señaló: “Estamos muy contentos por la recepción de la gente; ha sido muy cálida para los 310 argentinos; nos han tratado de manera excelente”. Los tripulantes de los veleros compartieron de cerca con el público que llegó a la avenida durante el desfile de las delegaciones. Ellos fueron vestidos de gala, portando distintivos y banderas de sus respectivos países.

Lo hermoso es que, quienes viven en la ciudad de Guayaquil, pudieron disfrutar de esta visita y de la oportunidad de conocer los veleros y recibir las explicaciones de las respectivas dotaciones, sobre su fecha de construcción, sus características, las diferentes experiencias vividas al cruzar los mares del mundo, y de esta travesía, así como de información sobre cada país que representan.

Los Juegos Nacionales Juveniles se viven en Guayaquil

Para sumar a las diferentes actividades que organiza el Muy Ilustre Municipio de Guayaquil, con motivo del aniversario de fundación de la ciudad y dentro de lo que ya conocemos como las fiestas julianas, no podía faltar el deporte. Y qué mejor forma de agasajar a nuestra hermosa y pujante urbe, que ser sede de los VIII Juegos Deportivos Nacionales, categoría Juvenil, la gran fiesta del deporte nacional, dentro del proceso formativo, hacia el Alto Rendimiento.

Y la celebración es por partida doble, pues Julio también es el mes de aniversario de la Federación Deportiva del Guayas, que este año celebra 96 años de vida institucional, recibiendo a los mejores exponentes de las 24 provincias del país, que competirán en 22 disciplinas, para mostrar sus destrezas y pelear cada medalla en disputa, con el fin de ganarla para su provincia.

La Secretaría del Deporte consideró que FedeGuayas tenía las condiciones para organizar esta edición de los Juegos Nacionales en la categoría Juvenil, por contar con los escenarios requeridos, la logística de alojamiento y atención a los deportistas, en coordinación con el Centro de Alto Rendimiento de Durán, y el equipo humano responsable para coordinar las diferentes actividades demandadas y administrar los recursos limitados, con responsabilidad y austeridad, a fin de que no se sacrifique la calidad del evento, como tal.

El Municipio se sumó a esta iniciativa y contribuyó con la difusión de los Juegos en las estaciones de la Metrovía, con la parte cultural de la ceremonia de inauguración de esta fiesta deportiva, entre otras cosas.

El ingreso a los escenarios y competencias es totalmente gratuito. Algunas de éstas servirán como campeonatos selectivos, para escoger a los integrantes de las diferentes selecciones que nos representarán en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud, a realizarse en Argentina, en agosto de este año. Fedeguayas aporta, orgullosamente, con muchos deportistas a las selecciones nacionales y tienen cifradas grandes esperanzas en los resultados que puedan obtener, como consecuencia de los procesos formativos y la planificación que se viene desarrollando desde el 2011, en que asumió la administración de la Nueva Era.

Adicionalmente, como parte de estos Juegos y dentro de la ceremonia de inauguración, que se llevó a cabo en el Coliseo Cubierto Voltaire Paladines Polo, se hizo el lanzamiento oficial de la Campaña contra los Antivalores, a través del Deporte, como un aporte de la Federación a la formación de nuestros niños y jóvenes. Se invita a todas las instituciones interesadas para que se sumen a este esfuerzo. También podrán disfrutar de actividades culturales, como concurso de oratoria, de videos, dibujo, fotografía, entre otros, como parte de la celebración del aniversario, siempre fomentando la formación integral de los deportistas a cargo de la Federación. Y de la Sesión Solemne, en el Hemiciclo de la Rotonda, junto al Río Guayas.

“Compartimos algunas imágenes de lo que son los Juegos; asistan a las competencias; realmente es todo un espectáculo ver a nuestros deportistas en acción. Vengan a vivir el deporte, a sufrir con el esfuerzo, condolerse en la derrota y a celebrar con el triunfo”, señaló Jefferson Olaya, Director del Departamento Técnico Metodológico de FedeGuayas.

Competirán en: Levantamiento de Pesas, Voleibol de sala y de arena, Baloncesto, Tenis de mesa, Natación en piscina y aguas abiertas, en Salinas; Escalada (ya es deporte olímpico), Fútbol, Gimnasia Artística y Rítmica, Ciclismo de pista, ruta y BMX, Judo, Karate, TKD, Boxeo, Atletismo (sede en Cuenca), Patinaje, Lucha, Triatlón. Adicionalmente, seremos sede del Campeonato Sudamericano de Levantamiento de Potencia.

A fines del mes, para cerrar con broche de oro, se dará el Campeonato Infantil de Judo “Ciudad de Guayaquil”, y el tradicional Cruce a Nado del río Guayas.

El calendario completo y los resultados actualizados los podrán obtener en la página web de FedeGuayas y de la Secretaría del Deporte, antes Ministerio del Deporte.

 

Deporte, turismo y cultura, van de la mano y se unen en un gran abrazo para celebrar, por todo lo alto, a nuestra hermosa Ciudad de Guayaquil “Perla del Pacífico”, la Marina del Ecuador y a la Federación Deportiva del Guayas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *