Medicina al Día (Edición 94)

Andropausia: un secreto a voces, que los hombres no quieren reconocer

Edición ENCONTEXTO – Fuente: Dr. Marco Landero, Urólogo, Ciudad Juárez, Chihuahua, México – www.drmarcolandero.com

En condición discapacitante para ningún hombre en su vida diaria En los últimos años se ha comenzado a instalar en la opinión pública un nuevo concepto vinculado al proceso de envejecimiento masculino; la andropausia. Aquí compartimos su descripción, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

La andropausia parece ser una revelación de la medicina en los últimos años… pero no lo es. Ya desde los años 40, encontramos en la literatura médica capítulos que describen este fenómeno. Aunque el término andropausia no es considerado del todo correcto, parece haber sido aceptado por el ámbito académico para definir una caída del nivel hormonal masculino, que puede ser comparada con los trastornos hormonales que sufre la mujer y que todos conocemos como menopausia, ya que ambas se inician a razón de un cambio en el equilibrio hormonal del organismo, al llegar la vejez. Aunque no del todo, puesto que estas condiciones tienen ciertas diferencias.

Lo que sí es más nuevo es la capacidad de evaluación; es más, este trastorno ha sido mal diagnosticado y, en consecuencia, mal tratado durante muchos años. El aumento de la expectativa de vida en los hombres ha llevado a la medicina a estudiar, evaluar y tratar este trastorno para poder así mejorar la calidad de vida en esta etapa.

Entre los 40 y 50 años de edad, aproximadamente, los hombres pueden sufrir trastornos similares a los que presentan las mujeres durante la menopausia.

En las mujeres, los síntomas que anuncian la llegada de la menopausia son, generalmente, claros y definidos. Por ejemplo, el cese de la menstruación. En cambio, en los hombres, las manifestaciones no son tan claras, no hay ningún evento que indique su comienzo, lo cual presenta dificultades a la hora de realizar un diagnóstico correcto en un primer momento.

La tarea se dificulta todavía más, al tomar en cuenta que no todos los hombres sufren andropausia, sólo quienes hayan experimentado una baja considerable en sus niveles de testosterona. De hecho, sólo uno de cada cuatro hombres que pasan de los 60 años sufrirá de esta condición. Esta cifra no toma en cuenta los casos en los que se confunden los síntomas de la andropausia con otro tipo de dolencia.

De lo que no hay dudas es que, en los dos casos, se trata de una caída en los niveles de hormonas: estrógenos, en la mujer y, testosterona, en el hombre.

En el hombre, la testosterona comienza a disminuir a los 30 años, mientras que la SHBG (Globulina Transportadora de la Hormona Sexual) aumenta y, como su función es atrapar gran parte de la testosterona que circula, le impide a la misma cumplir su función en los tejidos del cuerpo. Mientras que la testosterona que permanece cumple con la función que beneficia al cuerpo, la andropausia tiene que ver con niveles bajos en este último caudal de testosterona.

Todos los hombres sufren una caída en esos niveles de testosterona. Pero, en aquellos en los cuales los niveles son más bajos, pueden aparecer síntomas de andropausia. Aproximadamente, un 30% de los hombres de 50 años de edad, tienen posibilidades de sufrir descensos pronunciados en sus niveles de testosterona, lo que -sin duda-, alterará su calidad de vida, pues acarreará síntomas, como los que mencionaremos a continuación:

Depresión; pérdida de masa muscular; pérdida de vello genital; dificultades sexuales y disminución de la libido; alteraciones del sueño; manos y pies fríos; ganas de llorar, irritabilidad; sudoración, estreñimiento, hormigueo en las extremidades, y algunas más.

El mayor punto en común entre la menopausia y la andropausia es que presentan síntomas similares: depresión, dificultad para dormir, irritabilidad, ganas de llorar de la nada. Ésta es una de las principales razones por la cual a muchos hombres les avergüenza ir al médico al sentir los primeros efectos de esta condición.

A partir de la llamada crisis de los 50, se comienzan a producir cambios en los hombres, tales como: pérdida de vigor fisco, dolores musculares y óseos, baja en el deseo sexual, depresión, insomnio, cambio en el humor, etc. Una serie de factores ambientales, psíquicos y sociales, influyen en la manifestación e intensificación de esos síntomas. Si se producen estos síntomas, lo aconsejable es consultar al médico para que les indique el tratamiento apropiado.

La vida laboral se encamina a su conclusión y retiro o jubilación, y puede aparecer la depresión post- retiro. Se da, también, una baja en la actividad social y cambios familiares, como el abandono del hogar paterno, por parte de los hijos, que inician sus propias vidas de adultos.

Si tomamos en cuenta que todo esto sucede en una etapa de la vida de cuestionamientos para los hombres, se hace difícil advertir si los síntomas anteriormente mencionados tienen que ver con el exterior o hay alguna causa física que los provoca o intensifica.

A la hora del diagnóstico, es muy importante, en primer lugar, tomar en cuenta que a muchos hombres les cuesta enormemente admitir que hay un problema; y, mucho más, aceptar que está vinculado directamente con sus hormonas masculinas. En algunos casos, ni siquiera el profesional médico repara en que los síntomas pueden deberse a los bajos niveles de testosterona. En los últimos años, la situación ha cambiado, y los investigadores médicos están mostrando más interés en el proceso de envejecimiento masculino y sus consecuencias, e intentan dinamizar la investigación y la comunicación a la comunidad médica, de los nuevos hallazgos en la materia.

Tratamiento

A la hora de tratar la andropausia, existe coincidencia en que es necesario reponer el faltante de testosterona, que puede ser administrada por vía oral, por inyecciones intramusculares o mediante la aplicación de un gel en hombros o abdomen. Este último método es el que más se acerca al proceso fisiológico natural.

Antes y durante el tratamiento de remplazo hormonal, es imperioso vigilar la próstata y no debe administrarse testosterona a pacientes con tumores prostáticos o agrandamiento de próstata.

Recomendaciones

Existe un aserie de recomendaciones que ayudan a llevar esta etapa de mejor manera y complementan una eventual terapia hormonal. A continuación las detallamos:

1.- Es importante mantener la actividad sexual; está comprobado que tiene un efecto beneficioso sobre la erección, pues la capacidad de erección cambia con la edad, pero no desparece. Ningún hombre es demasiado mayor para consultar un problema de disfunción eréctil; es fundamental no renunciar a la vida sexual.

2.- Aliviar el stress ayuda mucho: por ejemplo, mediante la práctica de deportes.

3.- Conversar y compartir el “problema” con la pareja, ya que puede ser parte activa en la solución del mismo, y con amigos o grupos de la misma edad, que puedan estar padeciendo síntomas similares.

4.- Es muy importante cuidar la alimentación y las horas de descanso.

5.- Disminuir o evitar el consumo de cafeína y alcohol.

Siempre será algo positivo tener comunicación abierta y sincera con su pareja. Muchas veces, callar por no saber qué pasa o por vergüenza, puede ser más perjudicial, hasta en la vida de pareja como tal. Y en algunos casos, hasta requerir terapia de pareja y sicológica, para enfrentar juntos la situación.

Si bien es cierto que puede haber un diagnóstico de Andropausia, también lo es que ésta no debería convertirse. Sin miedo, consulte a su médico. La solución puede ser muy fácil.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *